Los trastornos de ansiedad son de los trastornos psicológicos que con más frecuencia se dan; sus síntomas incluyen la hiperactivación vegetativa, que se manifiesta con aceleración del pulso, taquipnea, midriasis, ahogo, temblores, sensación de pérdida de control o del conocimiento, transpiración, rigidez muscular, debilidad muscular, insomnio, inquietud motora, dificultades para la comunicación, pensamientos negativos y obsesivos, etc.

Sus manifestaciones comprenden tres vías distintas: fisiológica, cognitiva y conductual. Estas tres vías, o formas de manifestarse la ansiedad, influyen las unas en las otras.

Dentro de este grupo de trastornos, los más frecuentes son el Trastorno de Pánico, las Fobias y el estrés postraumático:

  • Trastorno de Pánico y agorafobia.- Es un trastorno de ansiedad caracterizado por la aparición de episodios inesperados y repetidos de intenso miedo acompañados por una serie de síntomas físicos como dolor precordial, taquicardia, falta de aire, mareos, angustia o malestar gástrico.
  • Estrés Postraumático.- Trastorno de ansiedad que se produce cuando una persona ha experimentado, presenciado o le han explicado uno o más acontecimientos caracterizados por muertes o amenazas para su integridad física o la de los demás, y ésta ha respondido con temor, desesperanza u horror intensos.
  • Fobias.- Es un trastorno de ansiedad que se caracteriza por un miedo intenso y desproporcionado ante objetos o situaciones concretas. Consiste en un temor acusado y persistente que es excesivo o irracional, desencadenado por la presencia o anticipación de un objeto o situación específicos; la exposición al estímulo fóbico provoca casi invariablemente una respuesta inmediata de ansiedad.