Es un trastorno de ansiedad caracterizado por la aparición de episodios inesperados y repetidos de intenso miedo acompañados por una serie de síntomas físicos como dolor precordial, taquicardia, falta de aire, mareos, angustia o malestar gástrico.

Todo esto, puede venir acompañado de una preocupación continua por que se produzcan nuevos ataques, lo cual puede llevar a la persona a evitar ciertas situaciones relacionadas con la ansiedad.

La evitación continuada de tales situaciones, puede acabar desembocando en la agorafobia, trastorno de ansiedad caracterizado por un miedo intenso ante gran número de situaciones, teniendo en común todas ellas la percepción de no poder escapar o recibir ayuda en caso de producirse un ataque de pánico.