La eficacia y el rendimiento personal se han convertido en un valor en alza, por ello, se considera de forma positiva que un sujeto realice muchas actividades, que no pierda el tiempo. Los niños, además de superar las tareas escolares, realizan un número diverso de actividades extraescolares.

Como resultado, muchos sufren un malestar intenso cuando las demandas del ambiente desbordan las estrategias y recursos con que cuentan para afrontarlos: Estrés infantil.

Algunos de los elementos que más estrés producen en los niños suelen provenir de tres contextos:

  • En el área familiar.- nacimiento de un hermano, conflictos en la relación con los padres, fallecimiento del abuelo o un amigo familiar, enfermedad grave de un familiar o cambio de domicilio.
  • En el área escolar.- cambio de centro, de ciclo, repetición de un curso, cambio de profesor, aumento de tareas, tres o más suspensos.
  • En el área social.- pérdida de un amigo, ingreso en un grupo, comienzo de actividades deportivas o lúdicas, regreso a casa, comienzo de una relación sentimental o ruptura.