Frecuentemente, a lo largo de la vida del niño pueden aparecer diferentes tipos de problemas que, si no saben solucionarlos, pueden verse agobiados pudiendo llegar a desarrollar un estado ansioso.

Una de las mejores formas para tratar la ansiedad en el niño es que cuando se presente alguno de los síntomas de la ansiedad, deberemos prevenir evitar que evolucionen a más.

Los síntomas generales que presentan los niños en estos casos de ansiedad infantil, son:

  • Trastornos afectivos: sentimiento de inferioridad, timidez, etc.
  • Dificultades escolares: por déficit de atención, memoria, rendimiento general.
  • Trastornos motrices: disfemia, sonambulismo, succión del pulgar, etc.
  • Trastornos somáticos: insomnio, enuresis, asma, anorexia, cefaleas, vómitos, etc.